jueves, 15 de noviembre de 2007

Top Gear

Hace ya unos años descubrí por casualidad, en unos de esos canales por satélite que no ves más que cuando ya no hay nada en ninguno, un programa sobre el mundo del motor. Lo ponían en BBC World, y como buen aficionado a los coches que soy (y esto me viene de lejos, lo prometo, aunque no conduzco desde ni se sabe) empecé a verlo.

El caso es que con el tiempo, aquel programa que en un principio se centraba en probar los mejores coches que salían al mercado, se ha convertido en casi una superproducción por capítulos, de una hora de duración: sigue habiendo coches, pero se han convertido en la excusa para que una magnífica fotografía, una gran selección musical, y el típico humor inglés de los presentadores (de los que ya hablaré otro día), se unan en perfecta armonía, consiguiendo un programa de entretenimiento con coches, más que un programa de coches entretenido: llegar al polo norte en coche, o recorrer media Europa para ver si un coche es más rápido que una avioneta en un trayecto de más de 1000 kilómetros, no entran dentro de lo que se puede esperar del típico programa en plan “Más que coches” que se estila por aquí (basura promocional de los fabricante, eso es lo que es).

Y eso se nota, porque este último año se ha convertido en el programa más visto de la BBC (más de 8 millones de espectadores por episodio). Y me pregunto: ¿es que a ningún jerifalte televisivo se le ha ocurrido hacer esto aquí? Seguramente sí, pero en un país donde hay que cogersela con papel para fumar para cualquier cosa, las "barbaridades" que hacen sobre supercoches seguro que no tardaban ni una semana estar en el centro de los debates televisivos, acabando con el programa ipso facto (ay, la tan manida "alerta social").

Para que sepáis algo mejor de que estoy hablando, os dejo un par de vídeos del programa. En el primero, una de sus ya míticas "drag races", aunque un poco especial. Un caza Eurofighter vs un Buggatti Veyron.



El segundo es el justo lo contrario: el coche más pequeño del mundo, conducido por un tío de metro noventa. Mención especial al momento en el que aparece detrás de los presentadores de las noticias (porque sí, es posible conducir dentro de una oficina).




(aviso, está en inglés)

5 comentarios:

Sarah dijo...

Me alegro un monton que seas fan de Top Gear!!! En mi casa no nos perdemos ni un capitulo (ademas a nosotros nos lo repiten varias veces por si acaso). La verdad es que es genial y eso que a mi los coches ni me van ni me vienen.
Por cierto, nuestra teoria es que el Stig es Damon Hill, aunque mi padre se lo pregunto y lo nego, pero no se....tu que opinas? ;)
Un besico

mardric dijo...

Si no lo has visto, merece la pena que veas el video en el que transforman una furgoneta en el salon de tu casa, con su suelo, su moqueta, sus mesas, su hormigon, etc....puras risas

Y si, yo tmb pienso que este programa triunfaría en cualquier país, pero el nuestro es especial...es de panderetas...

bender21 dijo...

Lo he visto, lo he visto, si soy un veterano ya del programa. Si cuando empecé, aún estaba Tiff Needell, y había mujeres y todo presentando.

En cuanto a los del Stig, hay unos cuantos que han dicho serlo, incluso leí hace poco que su primo africano era el propio Lewis Hamilton, pero yo creo que es mejor así.

PD: Yo soy el Stig ;)

Groundskeeper Patri dijo...

Hehe, mis compis de piso lo suelen ver. Yo poco he visto pero parece majete.
El otro día andaban por África.

Isabel dijo...

Pues sí chicos,el programa está chulo, lo poco que he podido ver y comentar con Victor (mi compi de curro), el problema es que si se hiciera en España lo presentaría alguien del tipo de Boris Izaguirre o Jaime Cantizano, jj Sólo hace falta ver Brainiac, donde lo más interesante es averiguar que aguanta más si una lavadora o una secadora a mazazo limpio.

Publicar un comentario